Errores, mitos y desinformación sobre la cosmética coreana (...) Parte 2.

19 may. 2020







Han pasado varios meses desde el primer post de esta serie de Errores y mitos en la cosmética, y ahora les presento al fin! la segunda parte. Debo confesar que me tomó más tiempo del que esperaba por dos motivos: 1) definir los temas más mencionados y recurrentes y 2) poder terminar de leer y contrastar bien la información en algunos de los temas más polémicos. 

Dicho esto, vamos al contenido!




1.- ¿10? pasos de la rutina coreana
2.- Hacer la rutina lleva demasiado tiempo
3.- Las aguas micelares no necesitan enjuague
4.- Los tónicos limpian restos de suciedad
5.- Los poros se abren y cierran, La piel respira, La piel no cambia, la Piel se acostumbra a los cosméticos (y la órden del fénix)
6.- La comedogenia como regla ¿infalible?
7.- Los cosméticos actúan siempre y de inmediato (?)
8.- Usar toda una línea para mayor efectividad






"Hombres y mujeres deben usar productos diferentes pues su piel es distinta"






Técnicamente, poca diferencia hay entre la piel de un hombre y de una mujer. Lo que más se destaca entre ambos sexos, es la particularidad de que la piel masculina tiene más grosor que la femenina, además de la acción de la testosterona que hace que la producción sebácea sea un poco más elevada en hombres. En mujeres la producción sebácea es ligeramente menor, pero a medida que aumenta la edad, ésta va decreciendo y la piel se va resecando más.

Tanto hombres como mujeres pueden usar productos similares, no es necesario que usen líneas "for men" ni diferenciadas, a menos que quieras un empaque bonito y fragancia de colonia de hombre que huela a pino o a tabaco. Bueh, acá les ocurre a ellos los que nos ocurre a nosotras con los artículos bonitos en color rosa.







"La cosmética coreana es solo para coreanas y no sirve a occidentales"






Éste tema me da ronchas cada vez que lo escucho y lo leo, más que nada porque en este mundo globalizado donde podemos decir que casi no existen etnias puras y sin mezcla, y viniendo de un continente donde nos destacamos por el mestizaje (tenemos mezcla indígena nativa, europea, asiática, africana y polinésica, además de más etnias) veo bastante antojadizos esos dichos. 

Me puse manos a la obra y a revisar mi libro de cabecera (Handbook of cosmetic science and technology, volumen 4) donde justamente viene un capítulo dedicado exclusivamente a la piel humana y los análisis de las diferentes etnias para determinar si es que era posible hablar de pieles diferentes... y lamento decirles que hasta ahora, tenemos serios problemas.

Hasta el momento, de las investigaciones y estudios que se han hecho -que han sido hechos mayormente para comparar piel caucásica versus piel negra-, se han logrado establecer mínimas diferencias en cuanto a microflora de la piel, vellos, estructura de poros. Y esa evidencia, según quienes han estudiado el tema, es considerada insuficiente para dar un veredicto final que diga: si, la piel de x es diferente a y y por ende los cosméticos x no van a funcionar en piel y. No pueden aún.

Sobre cuestiones como TEWL (pérdida de agua trans epidermal), WC (contenido acuoso), Descamación de corneocitos, contenido lipídico y función sebácea, la evidencia hallada es inconcluyente, porque los estudios se contradicen unos con otros.

La mayoría de los estudios donde se halla la evidencia insuficiente, se realizó entre pieles negras y caucásicas, faltan datos y estudios de grupos étnicos hispánico y asiático. Las pocas evidencias que cada estudio logra definir, son mínimas y se contradicen con estudios realizados. Por eso la conclusión del panel es que no hay evidencia que apoye aún con datos, la diferencia entre tipos de pieles.








Lo "hipoalergénico"





Siempre que buscamos productos para una piel sensibilizada, o cuando sabemos que tenemos ciertas alergias, lo primero que miramos es que diga "hipoalergénico" porque eso es lo que nos enseñó la publicidad y los vendedores, verdad?. Lamentablemente, este término en muchos sitios, no tiene un sustento o seguro, ya que por ejemplo en Estados Unidos o sitios regidos por la FDA, éste organismo menciona que para que un producto lleve la etiqueta de "hipoalergénico" sólo basta que al fabricante se le ocurra ponerla, ya que no pueden exigir pruebas o documentos que validen eso.

En la Unión Europea, el término está un poco más reglado, ya que para que un cosmético pueda llevar legalmente esta propiedad, debe evitar incluir cualquier sustancia conocida que sea alergena o potencialmente alergena. Pero aún así, si bien la posibilidad de alergias se reduce, el que un producto sea hipoalergénico, no es garantía de la total ausencia de riesgo de una reacción alérgica y es muy importante que comprendamos eso de una vez y no confiemos a ciegas.

En Chile, el término no está reglado y según el Decreto que aprueba el sistema nacional de cosméticos, solo indica que los productos que deseen anunciarse con esa propiedad, deben adjuntar estudios que avalen las propiedades.

‘Hipoalergénico’ significa con bajo riesgo de producir alergia, pero no que el producto no contenga sustancias alergénicas, por tanto, es imposible garantizar que tal producto jamás te dará reacción.










Vitamina C
 ¿mancha la piel? - "Se usa de día / Noo, de noche" - "Si la usas con niacinamida la desactivas"






El uso y las propiedades de la Vitamina C, el antioxidante de moda y quizás uno de los más efectivos, siempre es motivo de confusión. Cada vez en redes aparece una versión de las cosas, luego los químicos nos explican bien todo, pero de nuevo las redes con su labor desinformadora (y a veces uno que otro profesional de salud) confunden lo que hasta el momento se sabe:

 La Vitamina C NO mancha la piel. Lo que sucede con la vitamina C, es que al ser un ingrediente altamente fotosensible (sensible a la luz) y oxidarse rápidamente, se va degradando y formando subproductos. El primero, el ácido dehidroascórbico y finalmente, la eritrulosa (presente usualmente en productos de bronceado artificial) que tiñe la piel momentáneamente. Por eso es normal que notes tus poros (especialmente los de la nariz) un poco más sucios, pero eso se soluciona fácilmente con una exfoliación rápida.

Se usa de día, o de noche? Hay algún riesgo en usarla de día? y si la uso de noche no sirve para nada?. Comúnmente leemos o escuchamos "no uses tu vitamina C de día, que te vas a manchar", pero gracias al primer dicho, ya sabemos que no será así realmente. Muchas personas le temen a mancharse el rostro con la vitamina C o con algunos ácidos exfoliantes (pero ahí las veo Esperancitas haciendose su mascarilla con limón o no leyendo el prospecto de sus medicamentos) pero no todo en la vida es blanco o negro.
Si bien al usar la vitamina C de día, vamos a obtener todo su potencial (antioxidante, promotor de colágeno, despigmentante), si nuestra rutina de día no nos lo permite por tiempo o porque la vitamina nos deja pegajosa la piel, también puedes usar la vitamina C de noche, ya que si bien "perdemos" y muy entre comillas el beneficio antioxidante, igual sigue actuando como un activo despigmentante y promotor de formación de colágeno en nuestra piel.

Asi que Vitamina C: de día y de noche si puedes. Si no puedes de día o no te sientes segura/o, prueba con niacinamida en su reemplazo, con un solo antioxidante en tu rutina basta.

El tercer punto va relacionado también con este otro antioxidante, la vitamina B "Niacinamida". Se ha dicho mucho sobre la compleja relación que tienen ambas vitaminas entre si, ya que al ser combinadas, una neutralizaría el efecto de la otra, formando un compuesto llamado ascorbato de nicotamida.
Según Stephen Ko, químico cosmético, en la práctica en la aplicación tópica en la piel no sucede ésto, ya que el compuesto formado se revierte y vuelve a sus compuestos originales por diferencia del pH de la piel y vuelven a actuar por separado, la Vitamina C en pH 3,5 y la Niacinamida en pH7 (ya que el pH de nuestra piel aumenta a medida que penetramos su superficie).

Raquel Marcos, doctora en química, nos lo explica también en este post.


Una publicación compartida de Raquel (@cosciencia) el


Finalmente, la decisión siempre cae en tí: ¿Te da miedo usar la vitamina C en la mañana por tiempo? úsala de noche. 
¿Temes que usar vitamina C y Niacinamida te irriten la piel? Usa vitamina C de día y Niacinamida de noche. 








"Lo natural es mejor"






Este es sin duda uno de los dichos que más se repiten en cosmética, en estos tiempos de "Clean beauty", de cosmética "natural" o "artesanal", de miedo a tóxicos y a cancerígenos, pero también de mucho miedo creado a lo sintetizado químicamente, quizás una estrategia bien pobre de las marcas "Clean" y artesanales para poder posicionarse.
La discusión entre lo natural y lo químico es algo que ha estado en fuego hace años ya. Toda la gente se pregunta si su comida y sus cosméticos son aptos para el uso humano, especialmente motivada por la aparición de marcas "naturales" y apps de Ingredientes que prometen ayudarte a "saber" de ingredientes y descartar los tóxicos, pero que finalmente no están bien construidas o tienen como fuente referencial a ONGs como la infame EWG, que no tiene soporte científico para calificar a los ingredientes cosméticos como riesgosos o seguros.

Podemos ver que los cosméticos convencionales no han escapado de esto e incluso se han unido a la moda de lo "libre de..." que trata de hacerlos ver como productos más seguros para tu piel y para el medioambiente, lo cual lamentablemente no siempre es así.
En el listado de "ingredientes" problemáticos se suele mencionar a los parabenos, la vaselina y petrolato, por falsas concepciones sobre su seguridad, la cual está comprobada por el CIR como segura en cosméticos en las cantidades indicadas por regulación.

Lo natural muchas veces causa daños a la salud. El plomo, arsénico, la hiedra venenosa son sustancias naturales pero tóxicas para el ser humano. También tenemos como caso recurrente los aceites esenciales, extractos de origen natural, sintetizados en sustancias volátiles, que son altamente irritantes y alergenos para la piel. 
Y no hablemos de sustentabilidad...porque el ejemplo clásico es el de la cantidad de rosas que necesitas para hacer aceite (10 mil rosas para lograr 5 ml de aceite de rosas), y la cantidad de semillas de nopal que necesitas para hacer el preciado aceite (800 kilos para lograr 1 litro de aceite). Para leer más sobre la sustentabilidad en cosmética, les recomiendo visitar la cuenta de Instagram de Amparo Violero @nuclear.beauty

En cosmética poco hay ya de "natural" y también hay vacíos en cómo se puede definir exactamente lo natural. Por ejemplo, en Chile la reglamentación cosmética es muy básica y no define ni engloba a la cosmética natural ni define sus guías. En otros países al menos se tiene un concepto general referido a lo natural y mencionan que "natural" es lo hecho a partir de ingredientes naturales sin interferencia humana. Pero acá vemos que la gran mayoría de los extractos que se usan en cosmética han tenido que ser sintetizados y tratados para ser purificados (remover posibles alergenos) para el consumo cosmético. Porque lo esencial es que el cosmético sea seguro para el consumo humano y que haya pasado los tests de seguridad antes de salir al mercado.


También se suele hacer una analogía con "natural = bueno" y "químico = tóxico", lo cual es totalmente errado y también, tendencioso al engaño. Los productos o ingredientes naturales se ven como panaceas ante cualquier problema y la gente suele desconocer que incluso lo natural, tiene composición química. 
Dejemos nuestra imagen favorita, la frutilla completamente natural.






Historias de Terror: Siliconas, vaselina y aceite mineral







Las siliconas, junto al aceite mineral, la vaselina (petrolatum), y otros ingredientes como los parabenos, algunos glycoles y otros, son los chicos buenos funados por malas razones.

Las Siliconas son ingredientes inertes, que no son irritantes ni tampoco comedogénicas pues no tienen la posibilidad de poder entrar al poro para taparlo. De hecho, son tan grandes que sólo pueden quedarse en la superficie de la piel y como tienen muchos "huecos" pueden dejar que el agua entre, haciendo que la piel permanezca hidratada. Son capaces de rellenar grietas en la piel, por eso se utilizan especialmente en prebases de maquillaje, pero también en cremas o lociones hidratantes, ya que al ser emolientes ayudan a rellenar estas grietas, ayudando a mejorar la humectación de la piel y a disminuir la sensación de picor. En cosmética, su función es de emolientes y oclusivos.
Por ser tan suaves con la piel es que se utilizan en terapias para recuperación de heridas, cortes y cicatrices, ya que ayudan a que la piel dañada mantenga la humectación y que la apariencia de la cicatriz mejore. 

La vaselina (o como la pueden hallar en INCI, Petrolatum o Petroleum Jelly) es otro ingrediente inerte que cumple funciones de emoliente y oclusivo. No aporta hidratación a la piel, pero si ayuda a retener la hidratación que ya le has aportado. No irrita la piel, no es comedogénica, e incluso por su seguridad cosmética, puede ser usada en pieles con su barrera de la piel dañada (ya sea por bronceado, peelings agresivos). De hecho, la vaselina o cremas que la contengan, son lo mejor que pueden usar si tienen dermatitis atópica.
Su mala fama viene de la asociación con el petróleo, y claro, es un subproducto, pero totalmente refinado. Es seguro de usar y un excelente complemento para la rutina de cualquier tipo de piel.


El aceite mineral (Paraffinum liquidum), ese otro ingrediente polémico y sin razón de ser. Como los anteriores, es un excelente oclusivo y emoliente, que ayuda a prevenir la pérdida de la hidratación pues coloca una capa de aceite sobre la piel que impide la evaporación temprana. Como emoliente, ayuda a suavizar la piel y a reducir también la pérdida de agua trans-epidermal. Es inerte y es una molécula grande, por lo cual tampoco puede penetrar los poros ni la piel, por ende, es no comedogénica y puede ser usada incluso en piel sensible como la de los bebés. 


¿Qué pasa con todos estos ingredientes tan mal entendidos? 
son económicos de precio, la vaselina y el aceite mineral son derivados del petróleo (ups, un ingrediente totalmente natural!), y son altamente efectivos sin dar reacción. Y por si fuera poco, totalmente seguros.
Recuerden que pueden visitar la web del CIR para leer los reportes de cada ingrediente.







Productos "Blanqueadores"






Este concepto es muy 2012 y creo que ya a estas alturas tiene que ir desapareciendo de la asociación con el K-Beauty. Siento que ya pasaron esos días en que todas queríamos usar tomatox y Panda para quedar con la cara pintada como mimo, o creíamos en que un jabón como el Gluta Pure nos iba a dejar los brazos quemados como brazos puros de Idol que ha pasado por Whitewashing.
Aún así, aún siguen existiendo tiendas que publicitan los productos como "blanqueadores" y la gente que ya está feliz con su tono de piel pregunta asustada si es que les va a cambiar el tono de piel y es necesario aclarar este término.

Para Corea, lo llamado "Whitening" en cosméticos se refiere mas bien a "despigmentar" ya sea reduciendo la cantidad de melanina en la piel, o inhibiendo la formación de ésta. No va a cambiar tu tono natural de piel ni tampoco te va a eliminar las pecas. Las concentraciones de activos en los cosméticos están muy restringidas y no es posible que lleguen a modificar radicalmente el aspecto de tu piel... A menos que sean estos cosméticos con efecto instantáneo de maquillaje que te deja pálida hasta que te laves bien, que siguen existiendo en Corea, aunque no muy usados. 

Asi que por ahora, ya sea para bien o mal, sigamos usando protección solar y usando productos despigmentantes sin miedo a cambiar nuestro tono real de piel.








Coreanos y piel perfecta







Uno de los aspectos en que los dramas coreanos, el kpop y la cosmética nos ha hecho mucho daño en cuanto a crear expectativas o visiones irreales, es éste, el de la supuesta piel perfecta de los coreanos.

Pensar que porque tienen una industria de la belleza muy desarrollada es equivalente a seres etéreos con piel perfecta, es uno de los errores comunes en que podemos caer, y créanme que cuando se ven enfrentados a la realidad, es sorprendente, pero alivia y aterriza las expectativas propias.

No, los coreanos no tienen una piel perfecta y muchos normalmente están lejos de tenerla, menos con cosméticos como su ayuda. La población coreana tiene, como los latinoamericanos, varias enfermedades en aumento, como dermatitis atópica, psoriasis, acné, dermatitis seborreica, herpes, vitiligo y enfermedades autoinmunes, y la piel de una persona común y corriente, ya sea adolescente o adulto, dista mucho de lo que ven en dramas o en videos de kpop. La gente tiene un tono de piel trigueño, algunos más bronceados (muchos van a cabinas de bronceado), unos tienen acné pronunciado en las mejillas, otros tienen marcas profundas post acné o varicela, y también hay dermatitis seborreica (con caspa y granitos incluídos).

Nuestros idols y la gente que trabaja con su imagen, o en el terreno de la estética y cosmética, tienen su piel casi perfecta porque se invierte mucho en ella, pues es su herramienta de trabajo, en este país donde se le da mucha importancia a la apariencia y donde se usa edición fotográfica hasta en tu foto para documentos públicos.

Por favor, bajemos los estándares y amemos nuestra piel. Si, hagamos cosas para que esté mas sana, pero no nos presionemos con una piel de idol, porque hasta ellos tienen días con granitos y poros dilatados, con opacidad o rojez.







Fotosensibilidad y cosméticos






Mucho se habla de que cuidemos de usar ciertos ácidos en verano porque nos pueden provocar manchas, que dejemos la exfoliación para x estación, o que no nos expongamos al sol si usamos tal o cual ácido. La fotosensibilidad, o sensibilidad cutánea a la luz UV, que puede terminar en quemaduras solares o erupciones.
La realidad es que el cuidado ante el sol lo debemos tener no sólo cuando usamos algunos productos cosméticos, ya que la fotosensibilidad puede ser causada por otros factores más como:

- Alergia al sol
- Medicamentos (antibióticos, AINEs, antihistamínicos y otros)
- Enfermedades: Lupus, Rosácea, Psoriasis, y otras
- Cosméticos: Retinol, Ácido glicólico, Peróxido de Benzoilo.
- Plantas: limón, Apio, perejil, aceites esenciales


Es por ello que el uso del protector solar es algo que debemos tener concientizado 365 días al año, especialmente cuando nuestra piel tiene ciertos problemas de sensibilidad, si usamos alguno de estos medicamentos, o si incluso, nos vamos a someter a algún peeling dermatológico, tratamiento láser o comenzaremos con retinol. Siempre bloqueador y protegernos el resto del cuerpo con ropa o accesorios.

Si te depilas con láser suspende el uso de retinol o algún cosmético fotosensibilizante 1 semana antes y después de tu cita de depilación. El mismo cuidado lo debieras tener con tus medicamentos.







Historia de terror parte 2: productos "llenos de grasa".






Siento que la grasa o el sebo, y cualquier cosa que se le parezca es muy mal mirado cuando recién se entra a la cosmética. Ya quienes llevan un tiempo y comprenden la labor esencial que cumple el sebo y los lípidos en la piel, y lo linda que se ve la piel humectada y balanceada, valoran positivamente estos componentes y tratan de mantener una relación respetuosa con ellos.

En nuestra piel, el sebo que forma parte de la barrera cutánea o manto ácido, permite que la piel esté protegida frente a agresiones externas, pero también permite que la piel mantenga un nivel adecuado de hidratación. También, junto a los gases liberados por la piel, ayudan a mantener el pH de la piel en un nivel ácido, que es capaz de controlar la amigable convivencia de la microbiota local, especialmente de algunas bacterias que con un pH más alcalino comienzan a desordenarse y a subirse de humos.

En la epidermis, existen otras "grasas": el colesterol y las ceramidas, ambos lípidos esenciales para el buen funcionamiento de la piel y de las funciones de barrera. Las ceramidas, ese amigo confiable para recuperar la piel en casos de barrera comprometida, constituyen alrededor del 40% de los lípidos presentes entre la epidermis y el estrato córneo, el colesterol está en un porcentaje cercano al 25% y los demás lípidos en un 15% aprox. Todos estos lípidos forman el cemento que ayuda a las células a mantenerse unidas y mantener una "muralla fuerte" (piel sana). Todo esto ayuda a mantener una piel hidratada, bonita, y que se puede reparar más rápidamente.

Cada vez que nos lavamos el rostro con agua caliente, que usamos limpiadores muy agresivos, que dañamos nuestra piel con exceso de exfoliación y también cuando nuestra piel envejece prematuramente, nuestro manto ácido se va dañando. El cuerpo naturalmente va dejando de producir estos lípidos y debemos ayudarlo de alguna forma suplementando estos compuestos.

En los cosméticos podemos hallar aceites, tónicos, serums, cremas o incluso bálsamos con ceramidas (AS, NS, EOP, OP, AP, Ceramide 3, Ceramide 1, existen diferentes nombres), con Colesterol, con ácidos grasos (ácido linoleico, ácido oleico, ácido laúrico, ácido eicosenoico) presentes en distintos aceites de origen vegetal y que pueden servir a cada tipo específico de piel dependiendo del ácido que lo conforma. Les recomiendo leer el post de Raquel Marcos sobre la categorización de los aceites y para qué tipo de piel va cada uno.

Todas las pieles, incluso las pieles grasas, pueden incorporar aceites a su rutina. Tan solo debemos revisar cuál es el más apto para nosotros y nuestra necesidad. Dejemos de tener miedo a los aceites y las grasas, y abracemos una piel brillante, sana y bonita.






Creo que ya he tocado los temas más frecuentes y por los que más preguntan cuando entran en la cosmética coreana. Aún así, si sienten que debería escribir sobre algo más, vayan dejando acá sus sugerencias porque ya saben, me entretiene buscar información actual, yo aprendo, ustedes aprenden, y nuestra piel solo mejora.

Espero que les haya gustado esta edición de mitos y errores en la cosmética y nos leemos de nuevo (y bien luego) porque ya me hice a la idea de que debo retomar el blog y aunque me tome muchas horas para poder terminar un post, lo voy a lograr. Siento que ya basta de procrastinar y de sentirme mal con la cuarentena y de dejar que ese síndrome del impostor se apodere de mí, tengo mucho que contarles de muchas cosas: de mis restaurantes favoritos en Chile (que comenzaron a hacer delivery), del viaje a Corea y los sitios que visité, de los productos que terminé y otros que estoy a punto...asi que aunque ya sea muy difícil que los podamos comprar a Corea ahora mismo, al menos así esto les da tiempo de revisar bien las listas de ingredientes y armar sus carritos para cuando ya se pueda volver a encargar.


Nos leemos luego!
y recuerden compartir y comentar si les gustó, su comentario es mi sueldo ♥!




Nata, lo prometido es deuda 



Fuentes:

Handbook of Cosmetic Science and Technology, Vol4, Cap.2-3-7-9-15-17-22-28-36-40-.
André O. Barel, Marc Paye, Howard I. Maibach

Comission Regulation (EU) 

Publicar un comentario

Valoro tu comentario, pero por favor no utilices enlaces!

Latest Instagrams

© Korean Beauty Dream. Design by FCD.