El Viaje a Corea: Bitácora de viaje - Semana 1

20 dic. 2020

   


 Este post lo tenía pensado hace mucho y lo partí escribiendo de a poquito, pero este año de verdad fue muy difícil (para todos, pero este año me golpeó duro en todos los aspectos). Lo bueno, es que en mi memoria tengo todo guardado, con detalles, con colores, con olores y sensaciones.

    Ha pasado un año y si bien siento que lo que viví fue un sueño, luego veo las fotos, reviso los recuerdos, y sonrío, porque todo fue real, muy real.

    Esto es una especie de bitácora, así que espero me disculpen si a veces soy muy repetitiva con las palabras jaja.


Día 1 - 25 de Septiembre: El viaje hasta Atlanta


    Ese día 25 me levanté más ansiosa que nunca, pero para mi bien, tenía todo revisado, todo guardado, empaquetado y me había hecho listas mentales, físicas y en el teléfono para chequear que todo estuviera bien y en orden. Partimos al aeropuerto en familia, y allí me encontré con una de mis amigas, la Clau, que fue a saludarme. Llegó la hora y luego de dejar la maleta y que me revisaran el pasaporte y voucher del vuelo, entré a la primera sala, que es donde Policía de Investigaciones revisa tus documentos y te dan el visto bueno para poder salir del país.



    Tras ese pasillo llegas al sector de Duty Free, donde hay varias tiendas donde puedes comprar souvenirs, comida, vinos, incluso cosmética y perfumes. Pasé de largo bien lentito caminando.

    Caminé por largo rato, ya que el andén o puerta donde debía esperar, estaba en el sector nuevo del Aeropuerto. Ahí me encontré con la Lau y la fui a saludar en modo fangirl (me encanta su forma de ser). De ahí, comi y tomé algo, y esperé en el sector que me correspondía. Cuando ya se acercaba la hora, los auxiliares de vuelo (viajé en Delta) organizan la entrada al avión basándose en el tipo de pasaje/asiento que has comprado. La clase económica va al último y realmente hay que estar tranquilo. Te revisan el pasaje, ven el pasaporte y todo está bien. Entras.

    La pasarela es bien larga, y en ella al comienzo te harán la revisión del equipaje de mano (que no lleves cosas no permitidas, o de la cantidad de líquidos que llevas. Recuerda que cada botellita de cosméticos o perfume que lleves no puede superar los 100 ml por botella y en total puedes llevar menos de 1 litro. Esos productos deben estar contenidos en un estuche o bolsa plástica con cierre). Cuando todo está bien, puedes seguir por esa pasarela y llegas al avión. Los tripulantes de vuelo te saludan, y te indican por cuál pasillo tienes que entrar para hallar tu asiento. Ya dentro es cosa que sigas la numeración y llegarás. 

    En ambos vuelos (primero y la escala) elegí ventana, así que me fui super tranquila, porque me encanta mirar y apoyarme ahí.

    En tu asiento hallas información sobre el uso del cinturón de seguridad (acostúmbrate a usarlo durante casi todo el vuelo), agua mineral, revistas para comprar cosas de duty free, y luego cuando ya el avión parte comienza el tutorial de seguridad donde te enseñan a poner el cinturón, lo que significan las luces, el procedimiento de salida en caso de emergencia y etc. En todo caso eso está en un tríptico en tu asiento. En tu asiento también hay una almohada, pantuflas y una frazada para que te abrigues en caso de frío.



    Los tripulantes pasan entregando el menú disponible para las comidas, las opciones de bebidas y snacks, además de antifaz y audífonos. Cuando se acercan los carritos les mencionas tu elección y eso es todo. Puedes pedirles más bebidas, incluso alcohol.

    La comida es abundante y muy rica. Yo cené y desayuné en el primer vuelo en Delta y todo era muy rico. La cena muy variada, podías tomar bebida, juegos, té...luego pedí vino para dormir bien (not, estuve algo insomne por la ansiedad). Si estás aburrido puedes ver series o películas en la pantalla personal que tienes, o rastrear por donde va volando el avión.



    Siempre me habían mencionado que viajar en avión daba mucho miedo, pero en realidad yo siempre me sentí segura, es súper tranquilo y hasta en un bus creo que me altero más.

    En fin, tras bastante rato logré dormir a saltos (por el dolor de cabeza) y después de una travesía para ir al baño, dormí otro poco más y nos despertaron para el desayuno pues íbamos a llegar a Atlanta.


Día 2 - 26 de Septiembre: Viaje aún, desde Atlanta a Corea.


    Este desayuno era muy rico, pero por alguna razón (muchos lácteos creo), mi estómago ya no estaba muy ansioso de comer, así que dejé mucho de eso. Comí un poco del sándwich y del agua, además del jugo. 



    Cuando llegamos a Atlanta, hay que bajarse para pasar directamente a que te revisen el visado. La fila es larga, así que yo primero pasé al baño (porque estaba shapico señoras) a arreglarme, perfumarme y descargar cositas xD. Luego de eso, la fila eterna que igual pasaba relativamente rápido. Ahí te entrevistan en inglés sobre tus motivos de llegada o paso, te revisan pasaporte (y la vida supongo...o si tuiteaste algo contra el POTUS xD) y pasas. Más adelante toca revisión de equipaje y de tí misma, pero hay que andar tranquila porque no andas haciendo nada malo, eres una carmela yendo a Corea.

    Ya pasado todo eso, te toca revisar dónde está la puerta donde tendrás que tomar tu otro avión...yo me puse a pasear un poco por el sector, vitrineé en una tienda, compré dulces y una limonada malísima (haber sabido, me compraba una bebida mejor), pasé al baño para adecentarme y luego me fui a esperar el avión. Era súper temprano y salía a las 12.30.





    Ya cuando fue la hora de entrar, fui demasiado feliz. Es que el avión era un Korean Airlines y el solo ver a las auxiliares de vuelo ya me hizo sentir más cerca de este sueño. Además que eran todos súper amables y en el sector donde me correspondió además había un auxiliar muy bonitooo que se parecía bastante a Yoon Si Yoon (si, tuve un crush de vuelo con él todo el rato jaja), pero no me pregunten el nombre porque ya no me acuerdo, era Kim algo. 

    Ahí me acomodé, estaban los instructivos de vuelo, pantuflas, audífonos, agua mineral con logo de Korean Airlines y todo. Cuando despegó el avión comenzó la charla de seguridad y el mismo proceso que había pasado en el otro avión...como era hora de almorzar, había opciones occidentales y coreanas y creo que ya saben que pedí 😂 Obvio que Bulgogi y sopa de algas!!!.




    Después de muchas horas de vuelo que fueron muy eternas, donde hubo más comida y una noche eterna (donde obvio me fui mirando al auxiliar cuando pasaba...y series y películas) traté de dormir, además que había tenido que cerrar la "cortina" por el frío. 


Día 3 - 27 de Septiembre: Llegada a Corea



    Desperté cuando pasábamos por sobre algún lugar de China, abrí la protección de la ventana y me fui mirando el paisaje (y los hielitos en la ventana).




    Ya cuando quedaba poco por llegar, el avión hizo como una vuelta pequeña (para no pasar sobre NorCorea asumo) y vi el mar cubierto de muchas nubecitas de algodón... y llegamos a Incheon.



    En Incheon, ahi luego me puse a hacer los trámites, de pasar por inmigración, que te timbran y dan un papelito que debes guardar, retirar el equipaje y luego sales a la vida. Allí mi Sole mi esperaba y fue como escena de dramas JAJAJ fue tanta la emoción que casi se me olvidó que tenía que retirar mi router de Wi-fi 🤣 y casi nos fuimos en el bus, asi que fuimos a cambiar pasajes y poder hacer el trámite tranquila. Siento que debería haber paseado más por el aeropuerto para conocerlo, pero eso lo dejaré para la próxima vez que vaya, por que tengo claro que volveré, aunque no se cuando.




    Después de viajar en el Autobús limusina por harto rato, llegamos al "centro" y la Sole me guió por los sitios hasta que llegamos a la estación Hoehyeon, que es donde estaba el hotel. Cuando bajamos, vimos este café "Hue Bean" y fue ataque de risa automático, así como "bienvenida compatriota" y nos fuimos caminando hacia el hotel donde me quedé: Mido Hotel.

    Hice el check-in bien rápidamente, subimos a la pieza, ordené unas pocas cosas, le hice traspaso de la merca de comida a la Sole, ella me dio los tickets del concierto (wiiii), me di una ducha muy merecida y salimos a comer muy cerca de allí, en un local de comida casera llamado Pomato, atendido por las tías choras, porque vimos como la señora increpó a un hombre (no tenemos idea de porqué pero lo salió correteando jajaj). 

¿Qué comimos?: Kimbap y mandu frito, con kimchi y mucha aguita. El Kimbap era ENORME. Yo creo que nunca antes ví un kimbap tan grande como ese, y donde le pusieran literal 1 tortilla gruesa entera de huevo. Era delicioso pero no pudimos contra ese monstruo...




Luego volví al hotel y me preparé para dormir, porque vaya que me tocaba un día movido ese sábado, pero antes pasé al CU para comprar un protector solar en barra de emergencia, por si acaso.


Día 4 - 28 de septiembre: Comienza la locura!



    Esa mañana desperté temprano -cero rastros de Jet Lag- y tras una ducha y un desayuno rápido en el hotel, salí a Myeongdong a cambiar dinero. En el post anterior (Viajar a Corea del Sur: 13 Cosas que debes preparar antes de viajar) les conté sobre las dos ubicaciones donde sé que hay buen cambio en dólares a won surcoreano, yo fui a la de Myeongdong, justo fuera de la salida del metro que da a la esquina donde al frente está Lotte (la tienda de Kakao friends).

    Cambié el dinero ahí y me fui rápido al mercado de Namdaemun. De verdad que andaba super enfocada en que no podía demorarme para ir al concierto, pero igual necesitaba un limpiador de aceite y uno de espuma, además de un protector solar y una bruma, asi que evité olimpicamente ir a las tiendas de cosmética de Myeongdong salvo Olive Young y Labiotte (y Lalavla), y solo revisé un poco en Namdaemun para comprar un totebag que me sirviera para guardar cosas como mi batería, el router y comida. Pero en el camino se me cruzó un Aritaum y no pude hacer nada. Salí con protector solar, un tinte labial, el aceite de limpieza, un set de crema y muchas muestras :D benditas tiendas.



    Regresé rápido al hotel, me cambié de ropa y me fui al metro. Una cosa que amé allá fue usar siempre la app Kakao metro, pones tu origen y el destino y vas viendo las mejores opciones por tiempo o combinaciones. Funciona perfecto en cuanto a datos, a tiempos y a indicaciones para no perderte.

    Ya, llegué a la estación de Jamsil, compré en uno de estos Convenience stores unos samgak kimbap (triángulos de arroz rellenos y envueltos con alga), una botella de bacchus (la energética coreana) y una bebida milkiss para poder comer algo tranquila antes del concierto. Me senté en el parque dentro del mismo recinto donde están los estadios y comí, y luego fui a hacer la fila para comprar los goods del concierto.


    No les miento, fueron horas, pero estaba demasiado emocionada. Igual esto se los contaré despues porque creo que los conciertos tuvieron muchas experiencias extra y fotos que quiero compartir con todos.

    Después del concierto, fui al metro para volver al hotel y me perdí 😂. Me equivoqué en unas combinaciones y tuve que devolverme...llegué como a medianoche al hotel, cansadisima pero feliz, porque una cosa es vivir un concierto de kpop en Chile...pero otra totalmente diferente es vivir un concierto en Corea, y pucha que se nota!.

    Pasé al CU a comprar cositas para comer, luego me duché, puse pijama, dejé todo listo para el día siguiente y comí, vi tele...y dormí feliz, sin saber de jet lag!.



Día 5 - 29 de septiembre: Segundo día de concierto


    Ese día me levanté más temprano, pero en vez de irme directo al estadio, me fui caminando hacia el Ayuntamiento pues quería ir a conocer el arroyo de Cheonggyecheon a pie. Iba con mi cámara y la cosa es que iba cruzando hacia el ayuntamiento, cuando sentí música y vi un desfile enorme. Eran personas vestidas del modo tradicional de Joseon que vemos en los dramas, tocando música tradicional y decidí seguirlos. En las orillas habían algunos grupos de ultraderecha (los Trump supporters) pero la gente no les hacía mucho caso. 

    Caminando, siguiendo la marcha, llegué a la primera meta que soñaba: Gwanghwamun.




    Y es que para una ELF, y específicamente, una Gamer, Gwanghwamun significa muchísimo, significa reunirse con Kyuhyun. Fue especial...le tomé fotos de lejitos, porque ese día no tenía el tiempo para poder estar mucho rato caminando, además de que mi sueño era entrar a un palacio vestida de Hanbok.

    Por eso caminé de vuelta, y llegué a la estatua bien famosa del Rey Sejong el Grande, uno de los Reyes más importantes de Corea (cuando era Joseon), promotor del Hangul y fotografié también los artefactos que están a sus pies. Luego me fui caminando y llegué a la estatua del Almirante Yi Sun Sin, comandante naval de Joseon que luchó contra Japón en las invasiones que hacían durante la época Joseon.



    Cuando fui, estaban celebrando la Seoul Welcome week, donde se hacen muchas actividades turísticas como conciertos, ferias y eventos culturales. Lo que me hallé fue un stand donde podías elegir una frase y te la escribía una experta en caligrafía, así que me traje conmigo un recuerdo muy bonito y único.


    Ahí fue cuando llegué al pequeño memorial/ Museo de las víctimas del hundimiento del Sewol. Allí conversé con una de las personas que daba información por harto rato, sobre el accidente, las personas, las medidas que ha tomado el gobierno para ir recuperando los restos de quienes aún están perdidos, y también de la vida y de Chile (siempre promoviendo el turismo nacional). 

    Al cruzar la calle, me di cuenta de que había un edificio pequeño muy bonito (y yo como soa huasa doña Carmela, paraba en todas las construcciones antiguas y les sacaba foto), el que me puse a fotografiar sin idea de lo que era, hasta que leí la información que había, y resulta que si era un sitio histórico! Se llama Monumento al 40 aniversario de la coronación del Rey Gojong, que es un monumento que data de la época Han. 


    Seguí caminando por Sejong-ro hasta el cruce donde está la estación Jonggak y doblé hacia el sur, donde me encontré con el arroyo Cheonggyecheon. No les voy a mentir, me emocioné montón porque es un sitio típico de dramas, y en cada lugar siempre sentí lo mismo, una especie de "Al fin!", se sentía como volver a casa, esa casa imaginaria o que veías siempre en sueños.


Ahí fui que vi una garza y bajé un ratito a conocer. Luego recuerdo que volví al metro, porque ya tenía que irme a Jamsil porque no quería llegar atrasada y ahí me enfrenté con el hecho de que hay tiendas de cosmética incluso en el metro 🤣


    Bajé en Jamsil y busqué un lugar para comer...una cafetería era lo más "occidental" y rápido, así que hallé un Starbucks y ahí fue donde viví mi primer momento "uyui": resulta que en Corea no usan endulzante ni azúcar. Entonces claro, si tomas esos cafés o cosas que son como batidos llenos de leche o crema, eso va endulzado, pero si quieres café solito...te lo aprendes a tomar amargo. En Starbucks tienen glucosa (un jarabe dulce) pero yo, ni sabía que eso era glucosa asi que a lo hecho pecho y me tomé mi ice americano gigante sin azúcar. 

    Fui a las mesas del segundo piso, y ordené todas mis cositas ahí. Choque cultural 2: la gente no te saca la silla, no te roba nada. Dejé mi cartera ahí, con el router, la cámara encima de la mesa y mi bandeja con comida y fui al baño, y a la vuelta ESTABA TODO. En serio. 

    De ahí me fui al segundo día del concierto donde nuevamente lloré raja con todo, grité del alma y fui inmensamente feliz, viendo a VIXX. Ahí la ubicación Vip es de pie, asi que la espalda me dolía montón y los pies también, pero aguanté lo más que pude. No pude verlos cuando se fueron en sus Van, pero hice el intento. Realmente estaba súper cansada asi que volví al hotel para poder darme una ducha y descansar, pero antes pasé al CU del lado a comprar algo para comer.



Día 6 - 30 de septiembre: Ida a Myeongdong y mini junta con la Carito y la Sole.


    Ese día me levanté temprano, desayuné y salí con rumbo hacia Myeongdong. Realmente me quedaba muy cerca, tan solo tenía que caminar unas cuantas cuadras y llegaba por alguno de sus callejones. Cada día entraba por uno distinto y así iba conociendo y orientándome. 




    Recuerdo haber pasado por varias tiendas y haber tomado fotos, en varias entré a probar productos y luego ya cuando era hora de comer, pasé a un restaurant muy pequeñito de comida casera donde comí Sopa de Eomuk y un plato de Sundae. 



El Eomuk es la pasta de pescado pero la sopa tiene distintas variedades, no la típica tortilla plana que usamos cuando cocinamos tteokbokki. El sundae (un tipo de prieta o salchicha de sangre) es relleno con fideos de camote, y se acompaña con trozos de piel de cerdo, trozos de hígado y de patitas (como jokbal). Lo untas en una mezcla de sal con pimienta y queda muy rico!. Esa comida era muy barata (no me costó más de 8 mil won) y era autoservicio con respecto al agua y al kimchi, así que podías sacar cuanto quisieras. Fui muy feliz comiendo estas comidas y comiendo distintos kimchi.


    Luego de allí volví a la parte central de Myeongdong y fui al café de Innisfree, donde estaba esperando la Carito. Pedimos té verde con limón helado y mientras lo tenían listo, fui a una de las máquinas de realidad virtual donde te sientas y te llevan a un paseo a Jeju con Lee Minho o con Yoona.



    El sitio es muy tranquilo, pero estuvimos un ratito y luego nos fuimos en micro con la Carito y la Valentina hacia Hongdae. Allí pasamos por fuera de uno de los restaurantes donde filmaron Let's eat 3, seguimos caminando por una pendiente y cruzamos la Universidad de Hongik por un parque muy bonito y llegamos a Hongdae.



    Literal es un paraíso de la juventud! Hay tiendas de cosmética por montones, lo mismo tiendas de ropa, bares, restaurantes, cafeterías... de todo. Estuvimos paseando bastante por varias calles hasta que finalmente fuimos a un local de Bingsu bien famoso, que se llama Sulbing. Allí cada una pidió un Bingsu para comer, el mío era de Macarones. Yo pensé que iba a ser como los Bingsu que venden algunos cafés en Patronato, pero no...nunca imaginé que iba a ser TAN enorme. No me lo pude comer, de hecho, aun me pesa eso...que no pude. Comí una bola de helado de vainilla, algunos macarones, y un poco de la nieve de la copa, pero el resto quedó intacto!. 


La Carito se tuvo que ir y me junté con la Sole, caminamos por varias calles (entre ellas vimos un ratón chico), vitrineando...pasamos a un espoir muy especial (donde crean el rubor y la base personalizada), nos tomamos fotitos y después nos fuimos a comer a un tenedor libre donde quedamos en depre al ver que nosotras, chilenas con harta hambre, no fuimos capaces de bajar 3 platos de comida, versus las parejas de amigas o novios coreanos que tenían un alto enorme de platos como si nada.

Luego de eso nos fuimos de allí y volví al hotel, porque el día siguiente me tocaba bien ocupado. El metro es una experiencia tan bonita, me dio risa siempre ver avisos y ads de cumpleaños...un día por ejemplo iba caminando y pasaron un aviso del Musical Drácula y vi a Ken allí. También muchos comerciales donde actúa Heechul. En la foto de arriba es de un juego tipo mmorpg y aparece So Ji Sub (el oppa).



Día 7 - 1 de octubre: Paseo por Myeongdong e Insadong (y una ida rápida a Hongdae).

Me levanté temprano como fue usual, tomé desayuno en el hotel y salí a esa mañana que estaba con neblina. 

    Luego se fue despejando poco a poco y volvió ese calor tan habitual. Nos juntamos con la Carito en Myeongdong y allí frente a la nueva sucursal de Chicor, fue donde nos cagó una paloma en plena transmisión 😂. Tras ese impasse y después de haber pasado por varias tiendas, nos fuimos a comer a un restaurante, y luego para bajar la comida, caminar por Myeongdong donde pasé por un espoir y salí con unos pocos swatches de mi wishlist. Tomé el metro porque ese día había agendado una clase en Klook, que se trataba de crear tu propio timbre coreano tradicional


    No les mentiré, a la salida del metro (Jongno-3) me perdí e iba toda pava caminando para el sentido contrario al que tenía que ir, y cuando me di cuenta fue FUUUUU y corrí para el otro lado y poniéndole mucha atención a kakao maps para no perderme más. Cuando ví que al fin había llegado al Parque Tapgol y a la calle de inicio de Insadong, fue que me calmé, pero no paré hasta que llegué al lugar, que estaba en un segundo piso. Hacía mucho calor, pero dentro del lugar estaba fresquito, tomé agua y la profesora comenzó a explicarme el proceso (entre inglés y gestos). Me sentí súper alegre y orgullosa porque la profesora en todo momento fue amable y me decía cuán bonito estaba mi timbre. Finalmente cuando estuvo listo me enseñó a usar la tinta para que el timbre quede parejo, y tomamos fotos.






Salí nuevamente a la calle Insadong y comencé a vitrinear. Fue en eso que di con Daily Hanbok, una tienda que había recomendado Claudia de @coreanizada, y entré. Mi plan inicial era comprarme un Hanbok, pero los diseños que habían en Daily Hanbok eran tan preciosos, que no pude evitar probarme algunas cosas. Lamentablemente, les aviso, no hay mucha opción de tallas grandes...en esa época yo usaba entre 46-48 y sólo me quedó bien un vestido y la blusa que compré. La blusa es bellísima, la tengo en un sitio especial y la uso en ocasiones especiales.


Después de allí fui viendo los locales y di con un puesto de Kkultarae, que es un dulce tradicional parecido al dulce chino de barbas de dragón. Mi hija mayor me había encargado de esos dulces así que me quedé mirando el proceso y luego compré una caja (debería haber comprado más). Realmente me arrepiento de no haber hecho más cosas, siento que debería haber vuelto a Insadong a ver y conocer más, porque es un sitio muy rico culturalmente, cerca hay otro Palacio, otro Templo y parques, además de que en la misma calle Insadong habían muchísimas tiendas de artesanías tradicionales, de papel tradicional, de pinceles y sellos. Es realmente un tesoro cultural.

Ya iba hacia la estación Anguk, cuando me di cuenta que había recibido una respuesta en mi Instagram, era de Age 20's ya que les había preguntado dónde conseguir la edición especial con cristales, ya que no estaba en Chicor ni en ninguna otra tienda que tenía age 20's... me dieron la dirección y partí en metro...a Hongdae, que es donde está el famoso A&K Mall. En el segundo piso está la tienda y exhibición de Age 20's y al lado, la de LUNA. 


Compré rápidamente el compacto, y volví al hotel. Realmente estaba cansada...si mal no recuerdo, caminaba un promedio de 12 o más kilómetros al día, aparte de las subidas y bajadas de escaleras en el metro...asi que terminaba exhausta y adolorida los primeros días. Después ya los tramos fueron más largos, pero mis piernas cada vez aguantaron más.

Siempre antes de entrar al hotel pasaba al CU del ladito (literal estaba al lado jaja) para comprar algo para cenar, ya fuera ensalada lista, algún postre, café o bebida. En los CU y en general en todas estas convenience store hay muchísima variedad de comidas y bebidas (de todo igual) y era muy barato, asi que al llegar a mi habitación, me duchaba bien, ponía mi pijama, prendía la tv y cenaba tranquila. Fue así que comencé a ver el drama de Camelia en emisión, lo mismo el programa Little Forest.


(Ah, ese día al volver al hotel vi este ad de Hae-in en el metro de Seúl  😍)





    Espero pronto poder traerles la segunda semana de este viaje! Ojalá lo hayan pasado bien leyendo mi relato, yo me emocioné muchísimo recordando los lugares por los que caminé, las cosas que hice (y las que anoté y me faltaron por hacer). También quiero decirles que haré entradas aparte para contarles de las distintas experiencias que viví (los conciertos, los Musicales a los que fui, Myeongdong y Gangnam se merecen posts aparte, lo mismo algunos paseos como Busan, Gyeongbokung, Bongeunsa, Coex y otros). Por si quieren ver algunos videos de cosas que hice o viví les recomiendo ir a mi Instagram, ya que he dejado todo (o casi todo) en historias destacadas.

    Me cuentan por favor lo que quieren ver primero? Asi lo puedo sacar más rapido y no me demoro meses jajaja



les presento a mi nuevo bias 🐰







Publicar un comentario

Valoro tu comentario, pero por favor no utilices enlaces!

Latest Instagrams

© Korean Beauty Dream. Design by FCD.